Trucos para que tu mascota se tome la medicina (II)

Trucos para que tu mascota se tome la medicina (II)

Trucos para que tu mascota se tome la medicina (II)

En la entrada de la pasada semana del blog de Piensos Plus comenzamos una serie de consejos para lograr con éxito que nuestro perro o gato tome la medicación recetada por el veterinario. Se trata de una acción peliaguda para cualquier amo, ya que, el animal suele rechazar las pastillas, pero nosotros debemos conseguir que las ingiera por su propio bienestar.

 

Trucos para que tu mascota se tome la medicina (II)
Trucos para que tu mascota se tome la medicina (II)

 

En Piensos Plus contamos con una amplia gama de comida para perro y gatos que destaca por su alta calidad en nutrientes y composición. Sabemos que cada animal es único y, por eso, disponemos de piensos específicos que se adaptan a las condiciones y características individuales de cada mascota.

Somos verdaderos amantes de los animales y, por eso, en la entrada de esta semana de Piensos Plus queremos retomar el tema de la pasada semana y ofreceros más consejos e ideas que os faciliten el éxito a la hora de que vuestra mascota siga un tratamiento.

Ya hablamos de las posibilidades que nos ofrece la comida a la hora de camuflar las pastillas. También de que el agua podía ser una solución para diluir un medicamento líquido. Sin embargo, existen más trucos que nos pueden ayudar en nuestra tarea y que nunca está demás tener en cuenta.

 

Los beneficios de una pipeta o cuentagotas

Una pipeta es un pequeño dispositivo que se parece a una jeringa y que se utiliza para trasladar pequeñas cantidades de líquido de un lugar a otro. La pipeta puede ayudarnos a dejar caer el medicamento, directamente, en la boca de nuestro perro o gato. También puede utilizarse un cuentagotas, que funciona de una forma similar a la pipeta.

Estos dispositivos suelen ser muy efectivos en el caso de las píldoras y cápsulas que no se pueden colocar en la comida para mascotas. Es muy importante utilizar la pipeta de la manera adecuada y sin presionar en exceso a nuestro mejor amigo, ya que podría hacer que el animal vomitara si se emplea con demasiada brusquedad.

Los veterinarios aconsejan inclinar la cabeza del animal ligeramente hacia atrás, de manera delicada, y acercar suavemente el gotero hacia su boca para, inmediatamente, dejar caer la medicina. Tras la ingesta, debemos masajear el cuello de nuestra mascota para ayudar a que la píldora baje.

 

Servirse de las manos

Hay personas que, en lugar de la pipeta, prefieren usar sus propias manos para facilitar la ingesta de la medicina en cuestión. Todo lo que hay que hacer es conseguir que el perro o el gato se siente en posición vertical, inclinando la cabeza hacia atrás. En esa postura, abrimos su boca y luego soltamos la píldora. Es decir, se trata de un procedimiento similar al de la pipeta, solo que, en este caso, utilizamos nuestras manos.

Una vez que hayamos depositado la pastilla en la garganta de nuestro amigo, masajeamos con suavidad su cuello para ayudarle a tragar la píldora. Es importante realizar esta operación con delicadeza para evitar que el animal se ahogue o atragante.

Es de vital importancia seguir siempre las instrucciones del veterinario acerca de cómo y cuándo debe administrarse el medicamento. Debemos comprobar que el perro o el gato han ingerido realmente la medicación, para asegurarnos de que el tratamiento sea efectivo.

Lo prioritario es el bienestar de nuestra mascota y, ante cualquier duda o consulta, debemos acudir al veterinario para que nos oriente de una manera profesional.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp