Trucos para que tu mascota se tome la medicina (I)

Trucos para que tu mascota se tome la medicina (I)

Trucos para que tu mascota se tome la medicina (I)

En la entrada de esta semana de Piensos Plus, especialistas en alimentación para mascotas, queremos tratar un tema que consideramos de interés para todas aquellas personas que tienen una mascota en casa.

 

Trucos para que tu mascota se tome la medicina (I)
Trucos para que tu mascota se tome la medicina (I)

 

En ocasiones, nuestro perro o gato cae enfermo en un momento puntual. Otras veces su dolencia es crónica y requiere de un cuidado prolongado en el tiempo. También se da el caso de que el especialista puede recomendarnos un tratamiento específico para mejorar algún aspecto específico de la salud de nuestra mascota, sin que esté enferma o padezca una dolencia.

En cualquiera de estos casos, los amantes de los animales siempre se plantean la siguiente duda: ¿cómo hago para que mi perro o gato se tome la medicina?

Por todos es sabido que tanto las mascotas como los niños odian ingerir medicamentos, normalmente, por su desagradable sabor (los adultos también sentimos rechazo, pero tenemos la obligación moral de dar ejemplo). Lo cierto es que, dado que los perros y los gatos no pueden beberse una taza de agua para ayudarse a tragar la píldora, el amo tiene que echarle imaginación y encontrar recursos efectivos para lograr su objetivo.

La medicación es un mal necesario y, por esta razón, hay que buscar la manera de hacer que funcione, ya sea camuflando la pastilla en su cena, mezclándola con golosinas o diluyéndola en el agua.

A continuación, en el blog de Piensos Plus, expertos en la venta online de piensos para mascotas (gastos de envíos completamente gratuitos a partir de una compra igual o superior a 35 euros), recogemos algunas soluciones e ideas para ayudar a tu perro o gato a tomar medicamentos orales.

 

Comida: el camuflaje perfecto

La comida puede convertirse en un gran aliado cuando se trata de persuadir a tu mascota de que se tome su medicación, ya que todos los animales aman la comida. Un consejo que suele funcionar es poner la píldora camuflada en el cuenco de la comida. Si la pastilla es grande, podemos triturarla con nuestras manos, prestando atención a que no se caiga nada fuera del cuenco.

 

Agua para pasar inadvertido

Si, por el contrario, se trata de un medicamento líquido, lo ideal es verterlo en el cuenco del agua. De esta forma, pasará inadvertido para su mejor amigo. En este caso, debemos asegurarnos de que hay una cantidad de agua justa, es decir, ni muy poca (nuestro animal notaría el intenso sabor del medicamento y rechazaría el líquido), ni demasiada (el medicamente se diluiría demasiado y la mascota tardaría horas en beberse todo el contenido).

Los especialistas aseguran que el mejor momento para dar una píldora es cuando el perro tiene hambre o sed. Con todo, debemos consultar previamente al veterinario para saber si podemos mezclar la medicación con alimentos.

Algunos perros se comen la comida, pero esquivan ingeniosamente la píldora, por lo que puede que a veces es necesario ir un paso más allá y mezclarla con ‘manjares’ irresistibles para nuestro animal, como queso en crema, Nutella (en muy poca cantidad) o su aperitivo favorito.

En la entrada de la semana que viene del blog de Piensos Plus, continuaremos con los consejos para lograr que nuestro perro o gato ingiera su medicina de una forma fácil, rápida y efectiva.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp