¿Por qué ladra tanto mi Perro?

¿Por qué ladra tanto mi Perro?

El que un perro ladre puede ser considerado como algo normal, es típico de la naturaleza de estos animales comunicarse o expresarse a través del ladrido, pero cuando lo hacen en exceso suele causar preocupación e incomodidad en sus dueños.

Pero el ladrido de los perros es algo que puede llegar a ser controlado, lo principal es determinar el por qué del frecuente ladrido para luego tomar las medidas adecuadas, así que lo mejor es comenzar a conocer en detalle a que se debe el ladrido excesivo de los perros.

¿Por qué ladra tanto mi Perro?
¿Por qué ladra tanto mi Perro?

¿A qué se debe el ladrido excesivo de los perros?

Antes de determinar por qué los perros ladran excesivamente es importante tener muy en claro que este es el método de comunicación que los perros utilizan, es difícil evitar que ellos ladren, lo que se pretende es lograr controlar el exceso del ladrido.

  • Exceso de energía: los ladridos frecuentes en un perro, en especial los jóvenes son señal de que este tiene una gran energía y además puede dar pruebas de que se encuentran aburridos y en búsqueda de entretenimiento.
  • Señal de alerta: todos los perros ladran cuando sienten que su territorio está amenazado, ante la presencia de algún extraño, esta es la forma en que expresan su alerta, lo mismo ocurre ante un ruido fuerte o desconocido.
  • La raza del perro también puede ser un aspecto determinante, algunas razas de perros son más propensas a tener conductas de ladridos frecuentes.
  • Captar la atención, en ocasiones cuando un perro ladra en exceso es porque requieren llamar la atención de sus dueños, es una forma de expresar que necesitan que estos lo tomen más en cuenta.

En general el ladrido de un perro es sinónimo de expresión de estados de ánimo y sentimientos, por eso nunca debe ignorarse, solo en caso de que el perro presente ladridos en exceso es que es necesario tomar medidas para controlarlo.

 

Cómo controlar el ladrido excesivo.

Determinar el por qué del ladrido es clave, porque es la única forma de buscar la solución, utilizar el método de condicionamiento puede resultar efectivo, a continuación algunos ejemplos de cómo controlar este pequeño problema de la mascota.

  1. Muchos perros acostumbran a ladrar cuando quieren jugar y si se condicionan a que ante el ladrido el dueño responde rápidamente los ladridos serán incontenibles cuando desee algo, es por ello que hay que educarlos para que esperen, no correr a jugar cuando ladren, sino enseñarle que cuando se calme podrá jugar como quiere.
  2. Premiarles cuando dejen de ladrar, el método de premio y castigo puede ser muy efectivo, por supuesto teniendo en claro que el castigo no ha de ser físico, si el perro ladra porque quiere salir no dejarle salir hasta que logre permanecer calmado, de esta forma entenderá que sus acciones positivas serán premiadas.
  3. Entrenamiento constante, desde que son cachorros se debe comenzar a enseñarles que los ladridos no son la mejor manera de conseguir lo que desean, por eso el entrenamiento desde cachorros es clave.
  4. Agotar al perro es una forma de evitar el ladrido por exceso de energía, hacer ejercicios al aire libre, correr, jugar, son formas rápidas de lograr esto.
  5. Se debe acostumbrar a los perros a socializar, de esta forma no ladrarán ante la presencia de otros perros, si desde cachorros se les permite jugar libremente podrán sentirse cómodos acompañados de otros perros.

 

Se deben buscar métodos efectivos para que el perro entienda que el ladrido debe usarse solo cuando sea necesario, en caso de alerta por ejemplo, no para conseguir cualquier cosa.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp