Niños y perros: convivencia y consejos

Niños y perros: convivencia y consejos

Niños y perros: convivencia y consejos

¿Eres padre o madre y estás pensando en adquirir un perro? ¿O, por el contrario, ya tienes a tu mejor amigo en casa, pero esperas la llegada de un hijo a lo largo en los próximos meses? En la entrada de esta semana, desde Piensos Plus queremos orientarte sobre la convivencia de los niños con los animales de compañía, darte consejos para evitar imprevistos y enumerarte los beneficios que obtienen los más pequeños de la casa gracias a las mascotas.

 

Niños y perros: convivencia y consejos
Niños y perros: convivencia y consejos

 

Las razas más ‘niñeras’

Tienes niños en casa y has decidido incorporar a vuestra familia un perro que os acompañe y os haga compañía. En este caso debes saber que existen razas perfectas para la convivencia con los más pequeños de la casa.

Uno de los factores que debemos tener en cuenta es la ‘reactividad’ o reacción del animal. Para compartir vivienda, especialmente, si hablamos de niños muy pequeños, lo ideal es un perro con baja reactividad que ‘aguante’ los juegos de los niños. En concreto, los Labradores son grandes compañeros de los niños, ya que soportan la frenética actividad infantil con paciencia. Son simpáticos, fáciles de educar, se portan bien y siempre están dispuestos a complacer a la gente de su entorno.

También son muy aptos los Bóxers (son equilibrados y grandes compañeros de los más pequeños) y Golden Retriever (amigables, tranquilos y dóciles), aunque los expertos aconsejan un entorno amplio en el que puedan convivir de manera saludable, por lo que si vives en un piso pequeño es mejor que optes por otra raza.

Otra raza que destaca por su pasión hacia los niños es el Beagle: nunca se cansa de jugar y, aunque a veces es difícil de adiestrar, lo cierto es que con paciencia puede ser un gran compañero. Asimismo, el Galgo Español es una raza muy apta para la convivencia, ya que su carácter dulce y obediente lo convierte en un compañero de piso perfecto.

 

Beneficios para los más pequeños

Uno de los mayores beneficios de tener un perro en casa es que los niños adquieren hábitos de orden y disciplina. Si se encargan de su alimentación e higiene, los pequeños adquirirán independencia, aprenderán a cumplir unas normas diarias y a cuidar de su mascota con cariño y dedicación.

Además, la presencia del animal reduce el estrés familiar, de manera que los niños se comportan de manera menos agresiva. También supone un refuerzo para su autoestima, ya que se sienten queridos y respetados por su mascota, les aporta mayor seguridad, y les proporciona un vínculo emocional que les ayudará a entender las diferentes etapas de la vida. Por supuesto, tener un perro les proporcionará un estilo de vida más activo y saludable y les ayudará a hacer nuevos amigos en el parque.

 

Características del perro ‘niñero’

A pesar de los grandes beneficios de incluir en nuestra familia un perro, hay que tener en cuenta que determinadas razas caninas pueden suponer un riesgo para los niños. Lo cierto es que, aunque nuestra mascota no sea nada agresiva, tenemos que tener en cuenta que los niños pueden comportarse de manera impredecible y tirarles de la cola, las orejas o hacerle otras ‘gamberradas’ que terminen por exaltar al animal.

Sea como sea, lo cierto es que los expertos recomiendan evitar la convivencia de niños muy pequeños con los denominados perros ‘mordedores’ (Rottwailer, Siberianos, Ovejeros Alemanes), aunque en lo que todos coinciden es que lo más importante es que el animal tenga un carácter poco dominante y sea paciente y cariñoso. El perro ideal será, sin duda, un animal juguetón que tolere bien la invasión de su espacio.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp