Diferencias entre perros y gatos como mascotas

Diferencias entre perros y gatos como mascotas
Diferencias entre perros y gatos como mascotas

Las mascotas hacen tu vida más feliz, esto es algo indudable; sin embargo la elección de una mascota puede volverse complicada, en especial cuando no sabes si elegir un gato o perro como mascota.

Las diferencias entre los perros y gatos son muy notorias, no solo desde el punto de vista físico, sino en su accionar como mascota. Conoce las diferencias entre estos dos animales y toma la decisión acerca de cuál de estos te conviene llevar a casa para hacerte compañía.

5 Diferencias entre los perros y gatos como mascotas

  1. Los perros deben ser bañados cada cierto tiempo, en general esta es una práctica que se simplifica cuando le generas la rutina desde que es un cachorro. El gato por su parte, en cuanto al aseo es más independiente, los gatos se bañan a sí mismos, sin embargo, algunos gatos aprenden a disfrutar de un buen baño.
  2. Los gatos tienen un instinto de supervivencia enfocados hacia su bienestar, por  ejemplo, si ocurre un accidente en casa, un incendio, tu perro tratará de advertirte, ladrará incansablemente, un gato por su parte saldrá por la ventana en búsqueda de protección para el mismo.
  3. En cuanto a interacción los perros suelen ser más activos, cuando llamas a un perro este acude de inmediato y muy feliz agitando la cola incesantemente.  Los gatos como mascotas, por su parte, cuando les llamas, no siempre acuden, estos se acercarán a ti cuando les apetezca, no cuando se los solicites.
  4. Aunque es posible entrenar a un gato, en este aspecto los perros suelen tener un mayor grado de aceptación. A los perros puedes entrenarlos a traer tus zapatillas, la pelota, mientras que el entrenamiento de un gato depende en gran medida, de la disposición de este a aprender nuevos trucos.
  5. Los perros pueden sentirse abandonados cuando te marchas a trabajar, incluso algunos pueden llegar a deprimirse o sentir ansiedad. Los gatos pueden pasar todo el día solos y esto no les generará agobio, de hecho, al llegar a casa los perros te recibirán con alegría, los gatos no, solo te mirarán y seguirán su camino.

En líneas generales si deseas una mascota independiente, los gatos son tu opción, para quienes disfrutan de las caricias y efusivas demostraciones de afecto de los perros, y tienen tiempo para entrenar a tu perro, entonces no hay mucho que pensar.

Ambos animales son mascotas increíbles, solo necesitas considerar tus prioridades y las de ellos para elegir a la mascota que más se adapte a tu estilo de vida y necesidades.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp